La llegada de un nuevo bebé

Publicado por pierina lazaro landauro en

Ya me habían advertido que la llegada del hermanito iba a ser todo un reto para nosotros por todas las reacciones que tendría Raffaella, pero no me advirtieron que seria lo mismo con la llegada de la prima jajaja

Mientras estaba en la panza de Beyita (así le dice Raffi a mi hermana que también es su madrina), todo bien. La llenaba de besos y le decía “prima te quiero mucho.” Hasta ese momento no creí que lo fuera a tomar tan mal.

Hace casi dos semanas que nació Luana. Pudimos viajar a conocerla y desde ahí empezó el mar de emociones de mi gorda. Fue un día difícil, lleno de sentimientos encontrados. Creo que en ese momento Raffi sentía felicidad, tristeza, nostalgia, envidia, celos, rabia, amor, todo a la vez. Se saturó y la verdad, que yo también de verla así.

Persona que entraba a visitar a Luana, era interceptada por el interrogatorio de Raffi.

¨A quién quieres mas? ¿A Luana o a mi? Pero solo puedes elegir a una. ¿Quién es la princesa ella o yo? ¨

Cómo responder de manera correcta a esas preguntas.

Hicimos lo que muchos me recomendaron, comprarle un regalo que era de parte de Luana. La emoción duró 5 minutos. Creo que eso funciona con niños un poco más pequeños. Raffi tenía claro que era imposible que Luana pueda ir a comprar un regalo y que en la barriga de su tía no podían haber esas cosas.

Se emocionó por el juguete que le gustaba, pero tenía más que claro que eso no se lo había comprado su prima.

Después de varias horas en la clínica mi gorda ya no pudo más, reventó en llanto y la verdad que yo también. Creo que ambas estábamos experimentando lo mismo. Yo por una parte me sentía vigilada, limitada. Tenía a una personita de 4 años, al ser que más amo en este mundo monitoreando todos mis movimientos. Un paso muy cerca a Luana y a ella le rompería el corazón.

Por otro lado, mi Raffi, sintiendo que el amor se le dividía en mil pedazos, que ya no todo era para ella. Que ahora tenia que compartir a su madrina, a sus abuelos, ¡A SU MAMA!

Decidí llevármela de la clínica y despejarnos. Creo que no debimos estar ahí mucho tiempo. Nos funcionó mejor luego ir por periodos cortos donde no sintiera tanto que toda la atención era para Luana. Pude escaparme un rato a ver a mi sobri sin Raffi y, ¡por fin cargarla!

¨A quién quieres más mami? A Luana o a mi? A ti sin duda alguna, eres mi hija, pero amo a tu prima y hay amor suficiente para las dos. ¨ Sé que mi respuesta no era lo que esperaba, pero sé que en el fondo ella siente lo mismo que yo por Lua.

Bienvenida a la familia bebe hermosa. Te amamos ❤


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua